Cultivos

Las plantas, a diferencia de los animales, son organismos autótrofos que producen nueva biomasa desde recursos inorgánicos (dióxido de carbono y nutrientes minerales), utilizando la luz del sol. Atrapando la energía solar en los sistemas de fotosíntesis, son capaces de sintetizar los nutrientes orgánicos. Sin embargo, las plantas necesitan de nutrientes minerales, que absorben del suelo que rodea las raíces. Los nutrientes presentes en el suelo se obtienen en parte desde la gradual disgregación del material rocoso que compone la superficie de la tierra por las lluvias y en algunas zonas, por el hielo. Compuestas principalmente por aluminio y silicio, las rocas contienen también cantidades menores de todos los elementos minerales necesarios para el crecimiento de las plantas. Otra fuente que enriquece el suelo de nutrientes, es el proceso de descomposición de plantas y animales y de sus residuos.

En las zonas donde se practica un agricultura intensiva, es decir donde el producto agrícola se cosecha por lo menos una vez al año, los elementos nutritivos vienen removidos del suelo y no hay una natural reintegración de los mismos. En estas condiciones, la intervención del hombre a través de la fertilización es fundamental para evitar el empobrecimiento del suelo, el agotamiento de los elementos nutricionales y para mantener la fertilidad a largo plazo. El rendimiento y la calidad de las producciones agrícolas, son fuertemente vinculadas a la aportación de nutrientes. La gestión de la nutrición de los cultivos depende de la comprensión de la dinámica de retención de los nutrientes en los suelos, de la absorción de los nutrientes por parte de los cultivos, de la evaluación de las condiciones climáticas en el suelo y por terminar, del correcto uso de los fertilizantes.

 

No todas las plantas tienen las mismas necesidades nutricionales y tampoco la misma capacidad de absorción en el tiempo. Estos aspectos son condicionados por la especie, pero también por otros factores como los factores climáticos: por ejemplo un clima primaveral y soleado lleva aun mayor consumo por parte de la planta y entonces a una mayor demanda de fertilizantes. Siendo que cada cultivo tiene necesidades distintas, se recomienda de utilizar fertilizantes y planes de fertilización específicos. Una limitada disponibilidad de elementos nutritivos determina un crecimiento reducido y un rendimiento inferior. Asimismo dañino es un exceso de fertilizantes: las plantas además de ser mas sensibles a los estímulos, corren el riesgo de inclinarse en caso de viento, debido al tejido estructural débil. Uno de los mas grandes retos a lo que se tiene que enfrentar el sector agrícola  es seguir incrementando la producción por unidad de superficie cultivada, para satisfacer la necesidad de alimentos de una población mundial en constante crecimiento. En el pasado, una adecuada gestión de los nutrientes se reveló fundamental para el incremento de la producción agrícola y hoy todavía, entender las necesidades especificas de los cultivos, la velocidad, la época y el sistema de aplicación le los fertilizantes es esencial para optimizar el rendimiento, la calidad y la rentabilidad de los cultivos, salvaguardando al mismo tiempo el ambiente.

Solicita un plan de fertilización

Algunos productos podrían no estar disponibles en tu región. Pregunta a nuestro comercial de zona para obtener un plan de fertilización adecuado a tus necesidades

Plan your harvest with our nutrient removal calculator

Select Country

International
International
Italy
Italy
Germany
Germany
France
France
Spain
Spain
United States
United States
Arab Federation
Arabic
Russia
Russia